Náufrago

El tiempo pasa. A veces va rápido, otras más lento, incluso encontramos que cuando queremos que vaya rápido va lento, y viceversa. Como dijo alguien alguna vez “a veces no hay próxima vez”. Aprovecha tú tiempo.

Como seres humanos siempre queremos lo mejor para nosotros: tú, yo, todos. Muchas de las veces no sabemos qué engloba a eso, cómo buscarlo, cómo tenerlo. Igual a veces es tan obvio que simplemente pasamos de ello.

barco.jpg

Por eso hay una cosa que sí tenemos que tener clara y es que somos los únicos marineros de nuestro barco perdidos en un mar abierto donde luchamos día a día contra viento. Ojalá fuera solo viento, por no llamarlo tormento. Aunque a veces ahí están esos momentos. Momentos que como amaneceres después de una tormenta llegan en plena mar serena. Esos momentos vividos que pasan sin a penas darnos cuenta puesto que solo nos centramos en lo que los demás piensan.

Salir de aquí quise, me cansé de tanta tormenta. Tengo que admitir que por un momento me pareció ver tierra, pero como a un naufrago en mar abierto todo se me desvaneció otra vez. ¿Soy yo? Otra cosa no pudo ser. Debí de darle solución  todo lo que me impidió ser yo mismo puesto que hay veces que encontramos icebergs en el camino y nos sentimos perdidos.

Tranquilo,  no todo está perdido. Surcando las olas en mi navío, segunda estrella a la derecha y todo recto hacia un nuevo amanecer.

LA.

Anuncios

Gota perdida

Tú y yo. Yo y tú. Tú y tú. Como dos gotas de agua en  un mar inmenso, cada una a su ritmo cruzadas en un punto del destino. Quién sabe donde queda ese punto. Quién sabe si existe el destino. Pero así fue.

No hay nadie más tú que tú ni tampoco nadie más yo que yo. Tú con tus cosas, que si te soy sincera, no sabría ni como describirlas, pero eso sí cosas que son solo tuyas y a veces algo mías, algo así como compartidas. Ese cajón desastre tuyo con miles recovecos, que como dicen: “cualquiera encontraría ahí nada”. Y en a penas poco tiempo lo abres para mí, y lo haces tan bien que soy capaz de encontrar tus cosas más escondidas, hasta gotas de agua de lluvia desvanecida.

 

gotas-agua

 

Ese tuyo tan tuyo y otras veces tan mío, esas noches en las que la cama solo nos pide que estemos unidos. Un ratito más, por favor, no te vayas todavía. Madrugadas a solas que en la distancia nos une. Anelo de volver a verte y sentirte mío, solo mío. Mañanas sombrías pero que tu tú hace que parezca que aún no ha amanecido cuando estas conmigo.

Cada momento que compartimos es como un tesoro infinito que guardo como si fuera solo mío. Tú por ser tú haces que sea yo contigo. Una gota perdida. Aunque parece que ahora mismo no esta tan perdida.

 

LA.

Nunca Jamás

Todos tenemos ese lugar especial donde evadirnos, ¿Cuál es el tuyo?

blogger-image-2077910507

Os diría que llevo meses pensando en este proyecto pero, ¿Qué más da? ningún sueño se hace realidad hasta que no lo empiezas. Por eso aquí estoy, con el objetivo de aportar inspiración a todo el que la quiera.

Quería decirte en primer lugar que no estamos aquí para perder el tiempo. Con cada entrada que leas quiero que te lleves algo, como alguien dijo alguna vez “nunca te vayas a la cama sin haber aprendido algo nuevo“. En esta vida tenemos demasiadas cosas por hacer y descubrir como para perder el tiempo con algo que no nos llene o no nos haga crecer como personas.

Hay momentos que nos aportan miles de vivencias y vivencias que nos aportan miles de momentos, como también hay momentos en los que tenemos que tomar decisiones y esta parte es la que nos gusta menos. Esto es un comienzo de lo que vas a encontrar aquí.

Espero que este lugar sea una vía de escape. Escape para ti. Escape para mi. Escape para todo el que lo quiera compartir.

 

LA.